Manejando las finanzas personales

Hay quienes en realidad le tienen mucho miedo a la posibilidad de gestionar por sí mismos sus finanzas. Sin embargo, si se cuenta con las herramientas y los consejos adecuados, esto puede llegar a ser efectivo e, incluso, interesante y recreativo.

Lo primero que se debe tener para poder llevar de la mejor manera las finanzas personales, es una serie de actitudes indispensables. Entre estas destacamos la persistencia, la paciencia, la organización y la capacidad de calcular en qué es conveniente realizar gastos y en qué no. Si se puede contar con todo esto, hay muchos mecanismos muy útiles que pueden ayudar a llevar de la mejor manera los elementos de la economía doméstica.

Consejos para llevar correctamente el control de las finanzas y la economía doméstica

¿Por qué es importante tener un buen control de las finanzas domésticas? Porque son éstas las que nos van a permitir saber en qué condiciones nos encontramos, en qué podemos gastar dinero y en qué no, si es necesario realizar algún tipo de inversión, si estamos en condiciones de solicitar un crédito, si debemos reducir algún tipo de consumo, etc. Tener bien en claro los números de la economía doméstica es la mejor manera de garantizar que no habrá problemas o sorpresas que puedan generarnos malestar.

Descargar buenas aplicaciones y buscar información

Hoy en día, vivimos en un mundo de la información en el que podemos acceder a prácticamente todo en cuestión de segundos. Pero es muy importante saber bien cómo, qué y dónde buscar. Antes, era necesario tener un máster en economía para poder entender esas cosas. En la actualidad, todas las posibilidades que las nuevas tecnologías nos brindan hacen que eso deje de ser de esa manera.

Quizás uno de los primeros pasos que podemos dar es el de buscar información, libros o películas y documentales que nos expliquen cómo se elabora un presupuesto, entre otras dudas que podamos tener.

Las aplicaciones son otro excelente recurso que se encuentra hoy en día al alcance de todos. Algunas de esas aplicaciones pueden descargarse de forma completamente gratuita, mientras que otras sí son pagas. Entre las preferidas están Dinaru y Fintonic. Lo bueno de estas dos aplicaciones es que ambas nos ayudan a controlar los gastos que vamos realizando en el día a día. Pero, por si fuera poco, en su base de datos se nos van ofreciendo consejos acerca de cómo mejorar nuestro ahorro y en qué podríamos llegar a hacer recortes.

En lo que refiere a las películas, si bien es cierto que probablemente éstas no sean explicativas acerca de cómo manejar nuestra vida diaria, sí es verdad que pueden servir de inspiración para comenzar. Muchos usuarios han destacado como mejores películas para incentivarnos al ahorro y al control de gastos el Lobo de Wall Street, Las Aventuras de Dick and Jane y En Busca de la Felicidad.

Plantearse objetivos claros

Muchas veces nos sucede que se nos va la mano, gastamos de más y eso nos genera un estrés respecto al dinero que es incontrolable y que nos afecta en muchos de los aspectos cotidianos de nuestra vida. Esto puede ser un gran problema, especialmente si es un elemento que nos hace sentir desordenados y nos hace pensar que los problemas no van a tener solución.

Para poder evitar esto, lo mejor que podemos hacer es plantear objetivos. Si estos son coherentes y los tenemos claros, es probable que tengamos incorporados en nuestra mente cuáles son los gastos que podemos realizar, qué montos nos resultan aceptables y cuál es el ahorro que podemos llegar a alcanzar. Pero sí es cierto que es muy importante que los objetivos sean claros y, además, practicables. Claro está que si nuestro salario es bajo, nuestro nivel de gastos habitual alto y lo que nos planteamos es un ahorro extraordinario, seguramente no lo logremos. Pero no sólo eso. Con los objetivos hay que tener cuidado de que no sean impracticables, ya que apenas no podamos cumplirlos es posible que caigamos en un estado de frustración y eso no nos va a ayudar a seguir adelante.

Si ya sabemos que podemos, pedir un préstamos online

Como decíamos, del plan y los objetivos que determinemos va a depender los gastos y pagos que podamos incorporar en nuestra vida diaria. Por eso, si ya sabemos que está dentro de nuestras posibilidades solicitar un préstamo, esto podemos hacerlo por vía online. Esto puede ayudar en compras grandes que se requieran hacer pero, también, puede ser una buena solución de emergencia en caso de que se hayan presentado problemas con el dinero y se requiera salvaguardar la situación sin necesidad de tocar los ahorros.

Acostumbrarse a ahorrar

El acto de ahorrar es mucho más difícil de lo que se puede llegar a pensar. Especialmente sucede si no se está acostumbrado a ello. Por eso, si se quiere que el acto de ahorrar sea efectivo y funcione verdaderamente, es necesario que nos acostumbremos, que convirtamos esa actitud en algo de todos los días, para que no nos cueste, para que no sea algo llamativo sino que acabe convirtiéndose casi en algo natural.

Una buena manera de acostumbrarse a esta tarea tan importante como es el ahorro es eligiendo a conciencia un monto mínimo de ahorro mensual o semanal. Nuevamente, el monto que se elija debe ser practicable y no debe ser algo que nos deje sin comer o sin pagar los servicios, por ejemplo. Pero estableciendo un monto específico es posible ahorrar sabiendo que ese dinero que está, en realidad no se encuentra disponible. Ello nos va a ayudar a manejarnos con una cantidad, aprender a vivir y a comprar con ella, sin necesidad de ese porcentaje que ahorramos. Y luego, con el paso del tiempo, se nos hará costumbre y nos va a costar cada vez menos.

La situación de los viajes y su relación con el dólar

En el primer semestre de 2018, las agencias de viajes han visto una fuerte baja en sus ventas y contrataciones, respecto al mismo período de 2017. Esto se relaciona con una gran diversidad de factores, entre las que se destacan el aumento significativo del dólar, las muy altas tasas de interés y las cuotas limitadas por los bancos.

Economía y situación de las agencias de viajes

Pese a haber pasado por años récords de ventas y de contratos de viajes, las agencias se encuentran en la actualidad sufriendo una fuerte crisis de consumo. Esto tiene que ver, por un lado, con la caída del poder adquisitivo producto de la inflación. Pero, por otro, el aumento exponencial del precio de la divisa extranjera dólar también ha servido de elemento en contra del incentivo por la contratación de viajes, especialmente de aquellos que son en el exterior del país.

A lo largo del primer trimestre del año, las agencias pudieron registrar un alza en sus ventas del 20% aproximadamente, en relación al mismo período analizado en el año 2017. Sin embargo, en el mes de abril se vivió un fuerte declive de estos números, también comparando con el año pasado. Uno de los grandes aliados de las agencias en este momento fue el Hot Sale, que si bien no implicó que se combata la mencionada caída, sí representó una muy leve alza como consecuencia de las importantes ofertas a que se pudo acceder durante los tres días de su duración.


Te puede interesar visitar viajando.net.ar


Uno de los factores que mayores complicaciones trae para la venta y contratación de viajes es la suba representativa de las tasas de interés. Esto es porque son cada vez más los usuarios que deben acudir a métodos de financiación para lograr irse de viaje al exterior, pero estos aumentos importantes desincentivan la compra. Distinto a lo que ocurría en años anteriores, ahora es cada vez mayor la oferta de compra en cuotas. Sin embargo, esto en la mayor parte de los casos implica el pago de intereses y los aumentos exponenciales en estos han provocado también una fuerte caída en este tipo de consumos.

¿Cómo se estima que va a continuar la situación?

Algo que hay que aclarar es que los costos que se ven implicados cuando se viaja han aumentado considerablemente, al mismo ritmo que ha aumentado el valor de la divisa extranjera mayoritaria (el dólar). Esto se debe, en gran medida, a que los hoteles y otros tipos de hospedajes, cuando se viaja al extranjero, se tienden a cotizar siempre en esa moneda. Para dar cuenta de esto, puede decirse que, en el corto período de marzo a abril inclusive, viajar al exterior llega a valer un 40% más que en otro momento del primer trimestre del año, porque cuesta un 40% más el dólar.

El Gerente General de TTS Viajes, en una entrevista para El Cronista, sostuvo:

“Venimos bien hasta marzo, en abril se desaceleró. En mayo y junio hubo un retroceso por el tipo de cambio. El dólar pasó de $20 a casi $29, eso generó en la demanda dos efectos: los que se apuran porque creen que el dólar seguirá aumentando y cierran la compra para fijar precio. Y los que no pueden ya viajar a ese tipo de cambio y esperan que se calme todo para ver si más adelante podrán.”

Algo que se debe destacar es que los especialistas aseguran que las caídas en las ventas y contrataciones se han vivido especialmente en lo que refiere a los viajes de ocio, placer, vacaciones y demás. En relación con eso, aseguran que los viajes corporativos se han mantenido en la misma medida que períodos de comparación previos.

Se estima que si el dólar continúa subiendo y sigue la volatilidad, la recesión en la venta y consumo de viajes podría pronunciarse más.