Crowdfunding y préstamos colaborativos

Transitamos un contexto en el que los intercambios y proyectos financieros pueden llevarse a cabo de forma colectiva, sin necesidad de acudir al sistema bancario. Los préstamos colaborativos son una prueba de ello, que crece cada vez más.

¿De qué hablamos cuando hablamos de préstamos colaborativos?

Hoy en día, podemos decir que ser solicitante de un crédito o ser ahorrista no se contrapone con eludir a la institución bancaria como tal. Esto se debe especialmente al surgimiento de plataformas de préstamos que funcionan a modo de puntos de encuentro virtuales en donde las diferentes partes implicadas pueden conectarse, contando con el arbitraje de un intermediario.

Estos espacios que están transformando las transacciones financieras como las conocemos, reciben el nombre de crowdfunding.

El crowdfunding consiste en ejecuciones de cooperación colectiva, que es llevada a cabo especialmente por personas que realizan una red con el fin último de conseguir dinero u otros tipos de recursos de valor. Generalmente lo que se hace es utilizar el Internet para financiar los esfuerzos y las iniciativas de las demás personas u organizaciones que resultan de interés.

El comienzo del crowdfunding tuvo lugar a partir de los primeros proyectos Open Source. En estos, los desarrolladores se dedicaban a ofrecer de manera inicial sus trabajos de forma completamente desinteresada. Pero tal fue el éxito que tuvieron sus creaciones que, posteriormente, dieron inicio a un proyecto en el que pedían donaciones. La respuesta obtenida fue mucho mayor de la que era la esperada en ese entonces.

A partir de este momento nacía crowdfunding, que aparecía entre los creadores, que eran los que necesitaban de financiación y los usuarios, que eran los que requerían de proyectos creativos y ofrecían dinero a cambio de ellos. De esa manera, desde el comienzo el crowdfunding consistió en un modo de financiación colectiva, con opción para financiar proyectos creativos de una manera completamente nueva e innovadora.

¿Cuál es la situación actual?

Un directivo de plata libre, portal especialista en préstamos, nos comenta lo siguiente:

“Claro está que los proyectos de crowdfunding no son algo que haya quedado en el tiempo. Es algo que ha ido creciendo con el paso de los años, pudiendo encontrarse cada vez más webs que se dedican a su funcionamiento. Al mismo tiempo, es cada vez mayor la especialización que se puede encontrar. Tal es así que se espera que para los próximos años esto siga creciendo a pasos exponenciales.”

En lo que refiere al funcionamiento del crowdfunding, los pasos en general son los siguientes:

– El emprendedor o sujeto creativo envía su proyecto a la plataforma, especificando los detalles del mismo, el tiempo de recaudación y las recompensas a obtener;

– el proyecto pasa a ser publicado por un plazo determinado (que puede ser entre 30 a 120 días);

– durante el plazo de publicación se busca promocionar lo más posible el proyecto;

– si el proyecto obtiene financiación, se comienza la transacción y la puesta en práctica, en caso contrario, se finaliza la promoción cuando se cumple el plazo.  

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *