La situación de los viajes y su relación con el dólar

En el primer semestre de 2018, las agencias de viajes han visto una fuerte baja en sus ventas y contrataciones, respecto al mismo período de 2017. Esto se relaciona con una gran diversidad de factores, entre las que se destacan el aumento significativo del dólar, las muy altas tasas de interés y las cuotas limitadas por los bancos.

Economía y situación de las agencias de viajes

Pese a haber pasado por años récords de ventas y de contratos de viajes, las agencias se encuentran en la actualidad sufriendo una fuerte crisis de consumo. Esto tiene que ver, por un lado, con la caída del poder adquisitivo producto de la inflación. Pero, por otro, el aumento exponencial del precio de la divisa extranjera dólar también ha servido de elemento en contra del incentivo por la contratación de viajes, especialmente de aquellos que son en el exterior del país.

A lo largo del primer trimestre del año, las agencias pudieron registrar un alza en sus ventas del 20% aproximadamente, en relación al mismo período analizado en el año 2017. Sin embargo, en el mes de abril se vivió un fuerte declive de estos números, también comparando con el año pasado. Uno de los grandes aliados de las agencias en este momento fue el Hot Sale, que si bien no implicó que se combata la mencionada caída, sí representó una muy leve alza como consecuencia de las importantes ofertas a que se pudo acceder durante los tres días de su duración.


Te puede interesar visitar viajando.net.ar


Uno de los factores que mayores complicaciones trae para la venta y contratación de viajes es la suba representativa de las tasas de interés. Esto es porque son cada vez más los usuarios que deben acudir a métodos de financiación para lograr irse de viaje al exterior, pero estos aumentos importantes desincentivan la compra. Distinto a lo que ocurría en años anteriores, ahora es cada vez mayor la oferta de compra en cuotas. Sin embargo, esto en la mayor parte de los casos implica el pago de intereses y los aumentos exponenciales en estos han provocado también una fuerte caída en este tipo de consumos.

¿Cómo se estima que va a continuar la situación?

Algo que hay que aclarar es que los costos que se ven implicados cuando se viaja han aumentado considerablemente, al mismo ritmo que ha aumentado el valor de la divisa extranjera mayoritaria (el dólar). Esto se debe, en gran medida, a que los hoteles y otros tipos de hospedajes, cuando se viaja al extranjero, se tienden a cotizar siempre en esa moneda. Para dar cuenta de esto, puede decirse que, en el corto período de marzo a abril inclusive, viajar al exterior llega a valer un 40% más que en otro momento del primer trimestre del año, porque cuesta un 40% más el dólar.

El Gerente General de TTS Viajes, en una entrevista para El Cronista, sostuvo:

“Venimos bien hasta marzo, en abril se desaceleró. En mayo y junio hubo un retroceso por el tipo de cambio. El dólar pasó de $20 a casi $29, eso generó en la demanda dos efectos: los que se apuran porque creen que el dólar seguirá aumentando y cierran la compra para fijar precio. Y los que no pueden ya viajar a ese tipo de cambio y esperan que se calme todo para ver si más adelante podrán.”

Algo que se debe destacar es que los especialistas aseguran que las caídas en las ventas y contrataciones se han vivido especialmente en lo que refiere a los viajes de ocio, placer, vacaciones y demás. En relación con eso, aseguran que los viajes corporativos se han mantenido en la misma medida que períodos de comparación previos.

Se estima que si el dólar continúa subiendo y sigue la volatilidad, la recesión en la venta y consumo de viajes podría pronunciarse más.