Manejando las finanzas personales

Hay quienes en realidad le tienen mucho miedo a la posibilidad de gestionar por sí mismos sus finanzas. Sin embargo, si se cuenta con las herramientas y los consejos adecuados, esto puede llegar a ser efectivo e, incluso, interesante y recreativo.

Lo primero que se debe tener para poder llevar de la mejor manera las finanzas personales, es una serie de actitudes indispensables. Entre estas destacamos la persistencia, la paciencia, la organización y la capacidad de calcular en qué es conveniente realizar gastos y en qué no. Si se puede contar con todo esto, hay muchos mecanismos muy útiles que pueden ayudar a llevar de la mejor manera los elementos de la economía doméstica.

Consejos para llevar correctamente el control de las finanzas y la economía doméstica

¿Por qué es importante tener un buen control de las finanzas domésticas? Porque son éstas las que nos van a permitir saber en qué condiciones nos encontramos, en qué podemos gastar dinero y en qué no, si es necesario realizar algún tipo de inversión, si estamos en condiciones de solicitar un crédito, si debemos reducir algún tipo de consumo, etc. Tener bien en claro los números de la economía doméstica es la mejor manera de garantizar que no habrá problemas o sorpresas que puedan generarnos malestar.

Descargar buenas aplicaciones y buscar información

Hoy en día, vivimos en un mundo de la información en el que podemos acceder a prácticamente todo en cuestión de segundos. Pero es muy importante saber bien cómo, qué y dónde buscar. Antes, era necesario tener un máster en economía para poder entender esas cosas. En la actualidad, todas las posibilidades que las nuevas tecnologías nos brindan hacen que eso deje de ser de esa manera.

Quizás uno de los primeros pasos que podemos dar es el de buscar información, libros o películas y documentales que nos expliquen cómo se elabora un presupuesto, entre otras dudas que podamos tener.

Las aplicaciones son otro excelente recurso que se encuentra hoy en día al alcance de todos. Algunas de esas aplicaciones pueden descargarse de forma completamente gratuita, mientras que otras sí son pagas. Entre las preferidas están Dinaru y Fintonic. Lo bueno de estas dos aplicaciones es que ambas nos ayudan a controlar los gastos que vamos realizando en el día a día. Pero, por si fuera poco, en su base de datos se nos van ofreciendo consejos acerca de cómo mejorar nuestro ahorro y en qué podríamos llegar a hacer recortes.

En lo que refiere a las películas, si bien es cierto que probablemente éstas no sean explicativas acerca de cómo manejar nuestra vida diaria, sí es verdad que pueden servir de inspiración para comenzar. Muchos usuarios han destacado como mejores películas para incentivarnos al ahorro y al control de gastos el Lobo de Wall Street, Las Aventuras de Dick and Jane y En Busca de la Felicidad.

Plantearse objetivos claros

Muchas veces nos sucede que se nos va la mano, gastamos de más y eso nos genera un estrés respecto al dinero que es incontrolable y que nos afecta en muchos de los aspectos cotidianos de nuestra vida. Esto puede ser un gran problema, especialmente si es un elemento que nos hace sentir desordenados y nos hace pensar que los problemas no van a tener solución.

Para poder evitar esto, lo mejor que podemos hacer es plantear objetivos. Si estos son coherentes y los tenemos claros, es probable que tengamos incorporados en nuestra mente cuáles son los gastos que podemos realizar, qué montos nos resultan aceptables y cuál es el ahorro que podemos llegar a alcanzar. Pero sí es cierto que es muy importante que los objetivos sean claros y, además, practicables. Claro está que si nuestro salario es bajo, nuestro nivel de gastos habitual alto y lo que nos planteamos es un ahorro extraordinario, seguramente no lo logremos. Pero no sólo eso. Con los objetivos hay que tener cuidado de que no sean impracticables, ya que apenas no podamos cumplirlos es posible que caigamos en un estado de frustración y eso no nos va a ayudar a seguir adelante.

Si ya sabemos que podemos, pedir un préstamos online

Como decíamos, del plan y los objetivos que determinemos va a depender los gastos y pagos que podamos incorporar en nuestra vida diaria. Por eso, si ya sabemos que está dentro de nuestras posibilidades solicitar un préstamo, esto podemos hacerlo por vía online. Esto puede ayudar en compras grandes que se requieran hacer pero, también, puede ser una buena solución de emergencia en caso de que se hayan presentado problemas con el dinero y se requiera salvaguardar la situación sin necesidad de tocar los ahorros.

Acostumbrarse a ahorrar

El acto de ahorrar es mucho más difícil de lo que se puede llegar a pensar. Especialmente sucede si no se está acostumbrado a ello. Por eso, si se quiere que el acto de ahorrar sea efectivo y funcione verdaderamente, es necesario que nos acostumbremos, que convirtamos esa actitud en algo de todos los días, para que no nos cueste, para que no sea algo llamativo sino que acabe convirtiéndose casi en algo natural.

Una buena manera de acostumbrarse a esta tarea tan importante como es el ahorro es eligiendo a conciencia un monto mínimo de ahorro mensual o semanal. Nuevamente, el monto que se elija debe ser practicable y no debe ser algo que nos deje sin comer o sin pagar los servicios, por ejemplo. Pero estableciendo un monto específico es posible ahorrar sabiendo que ese dinero que está, en realidad no se encuentra disponible. Ello nos va a ayudar a manejarnos con una cantidad, aprender a vivir y a comprar con ella, sin necesidad de ese porcentaje que ahorramos. Y luego, con el paso del tiempo, se nos hará costumbre y nos va a costar cada vez menos.